lunes, 13 de octubre de 2008

Y, sin embargo, ya debería estar durmiendo

Estaba pensando que hay algo poético en el olvido que permanece.

Algo melancólico en la polvorienta lápida de la fría estepa;
                            cada vez más hundida bajo la marcha de los siglos

También la urna,
                           morada postrera de los enamorados,
                                                                    yaciendo en lo más
                                                                             profundo
                                                                  de las grietas abisales

O, incluso mejor, describiendo una perfecta órbita incansable
                                                                 hacia el gélido comienzo 
                                                de la eternidad.